Visitas a la página

Archivo de Blogs

jueves, 31 de agosto de 2017

VIAJE FIN DE CURSO 2017 A BUDAPEST (HUNGRÍA)



Os cuento el viaje fin de curso realizado por socios y acompañantes de UMAY durante los días 6 al 10 de junio de 2017. 
Nos trasladamos en bus hasta Alicante, saliendo desde su aeropuerto, directos a la capital de Hungría. Viaje muy cómodo.




Espera en el aeropuerto 


Ya en el avión los que llegaron antes 
Aterrizaje sin problemas, y con buen tiempo.

Después de descansar y tras un reconfortante desayuno, a la mañana siguiente estábamos preparados para comenzar nuestra ruta turística y cultural. 
Iniciada desde nuestro céntrico hotel localizado en el plano con una flecha.

Haremos antes una breves anotaciones de la ciudad de Budapest.

El río Dona o Danubio, no muy azul, “turbio, sabio y grande”, en palabras del poeta Attila József, divide y une a la vez a una ciudad que hasta 1873 fueron dos, Buda y Pest. Situada en un lugar privilegiado, fue objeto de continuas invasiones a lo largo de la historia. Fue celta y romana, otomana y austrohúngara, musulmana y cristiana con una importante presencia judía. Ha vivido momentos de esplendor a caballo de los siglos XIX y XX. También de destrucción varias veces: las últimas en los combates de 1945 y, en parte, durante la invasión soviética de 1956. 

Actualmente es la ciudad más poblada de Hungría, la más poblada de la Europa central-oriental y la séptima de la Unión Europea.
Su moneda oficial es el florin húgaro, aunque  en la mayoría de comercios aceptaron el euro. 

Primer día. BUDA
Para subir a Buda lo mejor es acceder con funicular, así es que allí nos dirigió nuestra guía local desde nuestro punto de encuentro diario junto al Teatro Opera en la Avenida Andrassy, patrimonio mundial. Palacio neorrenacentista con elementos barrocos, realizado por el arquitecto húngaro, Miklós Ybl. 






Desde  nuestro inicio de ruta fuimos viendo numerosos y emblemáticos edificios de la zona de Pest. Cruzamos el Danubio, por uno de sus afamados puentes, el de la reina Elisabeht (Sissi). 
 






Mientras que pasábamos por él , a la izquierda, pudimos ver el puente de la Libertad o puente verde, y una vez que el bus nos dejó para coger el funicular pudimos ver el famoso Puente de las Cadenas.


Desde Buda se disfruta de unas vistas espectaculares de Pest y del Danubio. De estas vistas sobresale el impresionante y neogótico Parlamento, de 1904, con su monumental cúpula.

Recuerdo inolvidable

Puente de las Cadenas. Al fondo el edificio de la Academia de las Ciencias

A la salida del funicular accedemos a los exteriores del castillo de Buda, antes Palacio Real, con su símbolo del águila del Turul. Estatua del ave mítica, un gran halcón o águila que formaba parte de las creencias religiosas.

El Castillo de Buda (Budai Var, en húngaro) forma parte desde 1.987  del patrimonio de la Humanidad. 
El primer castillo se construyó en la colina en el siglo XIII como protección contra la invasión mongola. Con el paso de los siglos, se construyeron muchos otros castillos como residencias o fortalezas para los gobernantes, pero fueron destruidos sucesivamente por opresores, ocupantes o las agresiones de la Segunda Guerra Mundial y la rebelión húngara. El castillo actual de 300 metros es el resultado de la reconstrucción de la segunda mitad del siglo XX. 

Nuestro grupo atendiendo las explicaciones sobre el barrio del castillo de Buda.
A nuestras espaldas el palacio Sándor, reconstruído y renovado en los años 80 tras la ruinas de la II guerra mundial. En la actualidad este edificio es la residencia del presidente de la república.

Caminamos hacia la Plaza de la Santísima Trinidad, plaza animada e importante. El monumento se erigió entre 1.711 y 1714 por los ciudadanos de Buda después de la peste.

Y de allí a la Iglesia de Matías.



La Iglesia Matías fue construida entre los siglos XIII y XV y sufrió una importante reforma a finales del siglo XIX. Actualmente su estilo predominante es el neogótico.
En la iglesia se encuentran las tumbas de Béla III y su esposa Ana de Antiochia. La Iglesia de Matías también ha sido la sede de bodas y coronaciones reales, una de las más importantes fue la de Carlos IV, el último rey de la dinastía de los Habsburgo, en 1916.Gracias a su acústica, en la Iglesia Matías se celebran habitualmente conciertos de órgano y música clásica.
A continuación nos dirigimos al Bastión de los Pescadores. Edificación de estilo neogótico y neoromántico realizado entre los años 1895 y 1902. Las siete torres que lo coronan, representan las siete tribus magiares que se establecieron en la Panonia romana en el año 896.Nunca sirvió para fines defensivos, si bien es ideal como terraza mirador.


¡Id subiendo que hay unas vistas preciosas!.

 Al fondo el Danubio y el Parlamento.



Entre el Bastión y la iglesia Matias, se instaló una estatua ecuestre en bronce del rey Esteban I de Hungría. El pedestal que la sostiene, es de estilo neorromántico y con relieves que ilustran la vida del rey fundador del estado húngaro. 


Todo el conjunto del Barrio del Castillo, visto desde la orilla opuesta del Danubio se ofrece al espectador con una panorámica  espectacular.
La imagen  de la colina de Buda por la noche resulta impresionante.


Nos faltó tiempo para pasear a pie por sus calles y ver sus museos, la iglesia de Santa María Magdalena etc, etc... Pero teníamos que continuar. Era la hora  de la comida.

Por la tarde, nos desplazamos a uno de los extremos de la avenida Andrássy, un boulevar de 2310 metros bordeado de edificios de arquitectura uniforme y que une el centro de la ciudad con el parque municipal Varosliget. La Avenida Andrássy, incluyendo el ferrocarril subterráneo, funcionando bajo la superficie, así como la Plaza de los Héroes, situado en el final, fue reconocido como Patrimonio de la Humanidad en 2002.

Monumento al Milenario: una columna de 36 metros con estatuas de próceres húngaros que abraza una gran columna central rematada por la efigie del arcángel Gabriel alzando la corona del rey István, con dos semicírculos a los lados en los que se puede ver en lo alto los símbolos de la guerra, la paz, el trabajo, el bienestar y la gloria. A sus pies, los jefes de las siete tribus magiares que conquistaron el país en el siglo IX .















Parque municipal con el lago Varosliget
Castillo de Vajdahunyad (Vajdahunyad Vára) (Városliget)Como salido de un cuento de hadas, el castillo se halla en una arboleda a orillas del lago de Városliget. Vajdahunyad es en realidad un complejo de edificios de diversos estilos, propios de las construcciones de Transilvania, diseñado por Ignác Alpár para las celebraciones del Milenario de 1896. 

Con este proyecto se ilustraba la historia de la arquitectura en Hungría y, aunque en sus orígenes se trató de un pabellón temporal, tuvo tal popularidad que entre 1904 y 1906 se reconstruyó en ladrillo para crear una estructura permanente.




Basílica de San Esteban

Es uno de los más significativos edificios eclesiásticos de Hungría, así como una importante atracción turística de la capital. Sirve como el principal sitio de culto para San Esteban. La Basílica es el nombre de San Esteban, el fundador del Reino de Hungría, cuya incorruptible derecha, conocido como el Santo Justo, se mantiene aquí como una reliquia. Es la iglesia más grande de Budapest, cuya cúpula se puede ver desde todas partes de la ciudad. La Basílica clasicista fue construido entre 1851 y 1905. Obras maestras famosas en la iglesia incluyen estatuas de Alajos Stróbl, así como un cuadro de San Esteban ofrece su país a la Virgen María por Gyula Benczúr. La cúpula del edificio ofrece una maravillosa vista de 360 ​​° del Budapest.






El concierto de la tarde del viernes en la Basílica resultó emocionante.



Y por la noche un crucero con cena y música en vivo por el Danubio. ¡¡¡Espectacular!!!.

 

 Con nuestras guías

Las fotos no están muy nítidas pero tienen el valor de que somos nosotros los que estábamos ahí.



Segundo día de estancia. 
Visitamos Esztergom, Visegrad y Szentendre. 

Después de un reconfortante desayuno ya estábamos preparadas en nuestro punto de encuentro frente al Palacio de la Ópera.








Excursión a la curva del Danubio.     
Salida hacia Esztergom. 
Esta pequeña población de unos 30.000 habitantes se encuentra a orillas del Danubio en la frontera con Eslovaquia. La capital del condado de Komaron-Esztergom es un lugar relevante en la historia de Hungría ya que fue la 
primera capital del Reino de Hungría y es en donde fue coronado en el año 1000 el primer Rey, Esteban I.


Llegamos a la Basílica  que es la Iglesia más grande de Hungría, llamada Catedral  Primada de la Santísima Virgen María de la Asunción y San Adalberto. Es el símbolo de la ciudad.

Su superficie interior es de 5.600 mts cuadrados.con una longitud de 118 metros de largo por 48 de ancho el edificio está rematado por una gran cúpula de 33 metros de diámetro y su altura exterior es de 100 mts.   


Además de la cúpula, en el interior encontramos en el Altar Mayor construido en mármol de Carrara un interesante retablo cuyas medidas son 13,5 m de alto por 6,5 de ancho y está catalogada como la pintura realizada en una sola pieza de tela más grande del mundo. Representa la Asunción de la Virgen y es una copia de la de Tiziano pintada por Miguel Angel Grigoletti.

Los orígenes de su construcción datan de principios del siglo XI, cuando se inició como original Iglesia de San Adalberto. Incendios, invasiones, dominio turco, a todo ha sobrevivido este espectacular monumento a lo largo de los siglos manteniendo en la actualidad alguno de los objeto legendario de su interior.
El edificio actual se terminó de construir a mediados del siglo XIX en estilo neoclásico y se levantó sobre restos de antiguas iglesias.
En el interior se encuentra el órgano más grande de Hungría. En la cripta están enterrados algunos arzobispos de Esztergom.






A lo alto de la cúpula se podía subir con ascensor o con sus 400 escalones.  Allá arriba, se veía una espectacular panorámica. Y para entrar en Eslovaquia solo había que cruzar un puente, para encontrarnos en el pequeño pueblo de Stúrovo.


Y antes de continuar, un pequeño descanso.


Siguiente visita: Visegrad, uno de cuyos puntos de interés es el precioso puente Mehmed Pasa Sokolovic  que cruza el rio Drina, y acerca de él la novela del escritor serbio Ivo  Andric Un puente sobre el Drina que consiguió el Nobel de Literatura en 1.961.
Desde la colina del castillo pudimos contemplar las mejores vistas de norte de Hungría y del Danubio.

Y también nos pudimos hacer fotos con un halcón y el cetrero húngaro.




Llegó la hora del almuerzo y el Restaurante Reinaissance de estilo medieval, nos sirvió la comida en un ambiente distendido y festivo.
A continuación nos dirigimos a Szentendre, que significa san Andrés, la ciudad de los museos y los artistas, con numerosos edificios barrocos y rococó. 
Es un pueblo muy bonito, un buen ejemplo de pueblo húngaro que, sin embargo,fue habitado por familias serbias, griegas y bosnias que huían del Imperio Otomano en el siglo XV. Un pueblo de tejados curvados, estrechos callejones, campanarios, calles empedradas y el Danubio bañando sus orillas.


Plaza central de Szentendre , empedrada y en cuesta.

En el centro se levanta la Cruz del Mercader desde el año 1763. Un monumento de los comerciantes serbios de aquél entonces.
  



Algunos interesados fuimos a ver el Museo de Mazapanes. El obrador del museo esa tarde estaba cerrado, pero en la exposición pudimos contemplar el cuidadoso acabado del proceso artesanal de sus obras.
Francisco José I y SiSSi


Réplica del Parlamento

Una visita al glamuroso café New
York era recomendable. Y allá que fuimos.
En realidad es la cafetería del actual hotel Boscolo Budapest, pero es tan famosa que a mucha gente se le olvida. 


Se sitúa en un edificio construido en 1.895 por una compañía de seguros cuyo nombre heredó el café.


Las tartas típicas húngaras o un chocolate con nata fueron una buena merienda, eso sí, demandadas en inglés y pagadas con precios algo altos, pero mereció la pena. 








Esperando el bus para regresar al hotel en la puerta de hotel Boscolo. Esa noche, sorpresa.

Foto para el recuerdo
Cena típica Zíngara.




Si quieres puedes ver este VIDEO que grabamos del espectáculo. Y no solo del baile de los profesionales, sino también de los compañeros que se atrevieron a salir como espontáneos. 

Cuarto día. 


Nos trasladamos a Gödollö en el condado de Pest, a 35 Kms al este de la capital. Allí lo más curioso para ver es el Palacio de Gödollö famoso por ser el lugar favorito de la reina Isabel de Hungría. 


Estatua de la emperatriz Sissi 

El palacio de 17.000 m2. tiene forma de doble U  y está rodeado de un parque enorme.
Foto aérea tomada de Internet (http://www.civertan.hu/)
En los alrededores nos encontramos con unas curiosas figuras de arte reciclado.





Foto con nuestra guía local,

dispuestas para la siguiente visita.

Vamos camino del Parlamento y entre otros muchos edificios monumentales vemos en  la ribera del Danubio montones de zapatos, dedicado homenaje al recuerdo de  las víctimas judías. (1944-45)
Son los zapatos más famosos y emotivos de todo Budapest.

La visita guiada al Parlamento de Budapest tuvo mucha expectación, pues no en vano es el tercer edificio parlamentario más grande de Europa, y cumplió sus expectativas.


El edificio fue diseñado por el famoso arquitecto húngaro Imre Steindl, quien se inspiró en el Palacio de Westminster. Construido entre 1885 y 1.904 el edificio se extiende a lo largo de la parte de Pest del río Danubio desde el Puente de las Cadenas al Puente de Margarita y tiene 268 metros de longitud.
Foto tomada de Internet

Antes de entrar tuvimos que pasar un control de seguridad, atravesamos un pasillo y llegamos a la alfombra roja de la escalera principal, uno de los lugares más importantes del Parlamento.
Sus paredes de mármol, coloridas vidrieras, pinturas en el techo, miles de detalles acabados en oro…
La suntuosidad de la decoración está presente en cada mínimo detalle.
Subiendo por una escalinata llegamos a la impresionante sala de la cúpula, cuya altura exterior alcanza los 96 metros pero según nos contó la guía no se corresponde con la que vemos en el interior, así que realmente se trata de un falso techo. 


En una vitrina custodiada por varios guardias se encuentra la corona, el cetro y la espada de San Esteban, el que fue primer rey de Hungría.
La última sala que visitamos fue la antigua cámara alta, que actualmente sólo es utilizada con fines turísticos.
 
En el ala opuesta del edificio, la sala del consejo de los diputados dicen que es una réplica de ésta y es la que se utiliza en los actos oficiales en la actualidad. 

La visita fue muy entretenida, pudimos ver varias de las salas más importantes del Parlamento, aunque sólo fueron una pequeña parte si tenemos en cuenta que hay 691 estancias en el edificio.

A la salida del Parlamento fuimos paseando por las calles más céntricas de Budapest haciendo tiempo para llegar a la Basílica de san Esteban para oir el concierto. 


Parlamento 

Museo Etnográfico
Estatua levantada en 1.996 en memoria de Imre Nagy en Budapest. Político comunista que por dejar sus ideas políticas de partido le acarreó la muerte.

Fuente junto al Memorial de los caídos en la plaza de la Libertad.
Tomamos un refresco en la cafetería California en donde tuvimos una complicada sesión para ir a los lavabos antes de entrar en la Basílica.

Tras el concierto de música clásica una cena con orquesta de música en vivo en el restaurante Callas, junto al Palacio de la Ópera y a dos pasos de nuestro Hotel.

Era la última noche en Budapest y nos teníamos que marchar con buen recuerdo.





Nuestra despedida para la guía local fue muy reconocida por su labor profesional.

Con nuestras dos guías, la de Budapest y la de Cartagena. Mejor no pudieron hacerlo.

Y solo queda la mañana del última día en Budapest. 
El grupo mayoritariamente fue al Museo Nacional de Hungría. Algunos por su cuenta quisieron probar los baños termales.

El edificio del museo es uno de los palacios clasicistas más bonitos de Hungría, una imponente construcción diseñada por el arquitecto Mihály Pollack.
Su fachada presenta un precioso frontón tallado y enormes columnas que otorgan al edificio la apariencia de un templo romano.
El interior del edificio es espectacular, se encuentra repleto de columnas de mármol y preciosas pinturas recubriendo paredes y techos.
 


través de las diferentes exposiciones se recoge la historia de Hungría desde su nacimiento hasta nuestros días.
Piano del compositor Liszt 

Los más de mil años de historia se documentan mediante algunos objetos arqueológicos además de diferentes tesoros de la historia y la cultura húngara.











Algo cansadas sí estábamos.
 
Pero ya el viaje tocaba a su fin. Maletas. Aeropuerto. Y a España. 




Han sido 5 días muy completos.
¡¡¡Hasta la próxima!!!